$0
Cart

No hay productos en el carrito.


En una expedición de mujeres de tres días, fuimos al lugar donde nacen las aguas. Caminamos por la cordillera de los Andes, durmiendo al aire libre acompañadas de la luna, de cóndores, matuastos y cururos y de toda la magia de la montaña. Con mucho amor y respeto, tomé una muestra de agua para luego trasladarla a mi taller, mezclarla con pintura y crear esta serie de cuadros.